Hola a todos,

Ya estamos en septiembre y con ello llegan las rutinas, las dietas y el deporte. Después de unas merecidas vacaciones, de comer y descansar todo lo que hemos querido, toca volver a una vida activa y saludable.

Es muy importante coger buenos hábitos en la alimentación y por supuesto practicar deporte para sentirse mejor con uno mismo, ya no sólo por el físico sino por nuestra salud.

Cuando nos pasamos tantas horas en trabajos que estás todo el día sentado o bien al contrario trabajas de pié, el cuerpo se siente dolorido, las piernas y los pies se pueden llegar a hinchar. Tu cuerpo necesita un poco de oxígeno y con el deporte se lo puedes dar, estos son algunos de sus beneficios:

  • Te ayuda a liberar tensiones y mejorar el manejo del estrés.
  • Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de la ansiedad y la depresión, y esto conlleva un aumento del entusiasmo y el optimismo.
  • Mejora la digestión y la regularidad del ritmo intestinal.
  • Mejora el perfil de los lípidos en sangre (reduce los triglicéridos y aumenta el colesterol HDL el bueno).
  • Ayuda a conciliar y mejorar la calidad del sueño.

Por eso creo que todo el mundo debería dedicarle una parte de su tiempo al deporte, ya que a nivel mental es muy beneficioso  porque nos ayuda a liberar endorfinas y si es practicado en un entorno bonito aumentarán con creces. En definitiva da igual qué deporte practiques, puede ser: caminar, nadar, ir en bici, clases dirigidas en gimnasio… pero que te sirva para sentirte mejor contigo mismo.

Yo tengo una afición que seguro que muchos habréis visto por las redes y es la bici, pero no una bici cualquier sino un tándem. Hace  algunos años mi pareja y yo veraneamos en Menorca, no se si fue el amor el que nos nubló pero cuando nos quisimos dar cuenta no había coches ni motos de alquiler, así que a falta de coche decidimos alquilar un tándem de paseo para poder visitar algunas de las calas. Estuvimos todo el día con él compartiendo buenos momentos, fue una de esas locuras que haces sin pensar mucho, el caso es que al llegar a Barcelona decidimos comprarnos uno de montaña.  Me encantan esos momentos en los que vamos los dos juntos pedaleando y hablando o bien callados porque necesitamos concentración o bien nos hemos caído ( bueno ese no me gusta tanto).

Compartir una afición con la persona que quieres hace crecer más lazos de complicidad, por eso os animo a que probéis hacer algo junto con vuestras parejas será mucho más ameno y si a uno le cuesta más que al otro se podrá sentir arropado.

¿Y porque no? Si queréis probar un tándem ya sabéis.  Aquí os dejo una foto.

Tandem tu y yo

 

¡Hasta pronto!

Mireia Martín