Hola a tod@s,

Volvemos a la rutina, a la vida sana y los nuevos propósitos del nuevo año qué seguro que no son pocos.

Hoy el Doctor Casermeiro nos explica, qué NO hacer para perder esos kilos de más.

Doctor Casermeiro
Doctor Casermeiro

Como todos los años por estas fechas, muchos de nosotros nos enfrentamos a la necesidad de llevar a cabo una especie de “autoterapia”.

En el inicio de un nuevo año, lanzamos mil propósitos de enmienda y elaboramos imposibles planes de cambio para conseguir una vida más equilibrada y sana como; dejar de fumar, hacer más ejercicio, y sobre todo, perder esos kilos de más que nos han acompañado estos últimos días.

Nos llegan miles de consejos para perderlos de una forma rápida y eficaz: la dieta de la cebolla, de la alcachofa, dietas depurativas, diuréticas, dietas express,… Las revistas se llenan de trucos y planes de adelgazamiento para ponernos en forma en cuatro días .

Intentaremos a continuación desmontar algunas de estas «leyendas urbanas» que pueden causar graves perjuicios de salud.

LOS ERRORES

1.Dieta intensiva tomando sólo líquidos durante varios días

images-19

Todos hemos oido hablar de las dietas depurativas en las que se persigue un tratamiento “de choque”… bueno, pues, cuidado porque ¡podemos acabar estrellándonos!

Nuestro cuerpo necesita de forma constante una serie de nutrientes para poder llevar a cabo sus funciones más elementales. La falta de algunos de ellos puede provocar problemas, como una disminución de las defensas del organismo, el empeoramiento del estado de la piel, el descenso de los niveles de minerales, malestar general, cansancio, …

Si ingerimos únicamente agua o zumos provocaremos, a muy corto plazo, carencias que pueden costarnos caro en términos de salud. Ese tipo de dietas nos ofrece un resultado momentáneo, pero que conlleva una recuperación del peso al volver a una alimentación normal.

2.Dieta intensiva tomando únicamente algunos alimentos (dieta de la alcachofa, de la cebolla, de la fruta, etc.)

images-20

Unos pocos alimentos nunca nos van a proporcionar las cantidades de nutrientes necesarias para conservar nuestra salud intacta. Con según qué intentos, podemos sufrir descompensaciones que dejen secuelas importantes.

En el caso de una dieta con falta de las proteínas necesarias, lo que estamos perdiendo no es solamente grasa sino también masa muscular. Ello provocará la recuperación de nuestro peso inicial inmediatamente al acabar la dieta, porque nuestro cuerpo buscará recuperar ese músculo perdido. Se llama “efecto rebote”.

Lo importante en una dieta no es cuánto perdemos sino qué perdemos. Al perder masa muscular, nuestro organismo gastará cada vez menos, recuperando el peso perdido: “Comiendo lo mismo, antes me adelgazaba y ahora me engordo”, claro, es que tu cuerpo antes necesitaba mucha más energía que ahora, solamente para mantenerse. Se llama «metabolismo basal».

Como has perdido músculo durante tu dieta… “ya no eres un Ferrari, eres una Vespino”

3.Comer sólo vegetales (ensaladas, etc.)

images-21El principal objetivo de una dieta, no es perder peso sino grasa;

“No es lo mismo estar delgado que pesar poco”… no hay más que observar a un atleta.

Si no comemos una cantidad suficiente de proteínas, lo único que conseguiremos es que la báscula marque una cifra menor pero a expensas, por un lado, de nuestra masa muscular, como ya hemos dicho y, por otro, de nuestra piel, provocando flaccidez.

Si perdemos peso pero no perdemos grasa, nos estamos engañando; en poco tiempo vamos a recuperar todo lo perdido porque nuestro cuerpo está “programado” para ahorrar energía y almacenarla.

4. Tomar diuréticos o pastillas presuntamente adelgazantes

images-22La utilización de fármacos de tipo diurético es sumamente peligrosa en manos inexpertas. Su uso puede causar problemas muy graves. Cuando provocamos, artificialmente, una salida de líquidos de nuestro organismo, perdemos también micronutrientes básicos para nuestra salud: sodio, magnesio, vitaminas, calcio, ácidos grasos y, sobretodo, potasio.

La pérdida de potasio afecta a la conducción eléctrica de todos nuestros músculos. Si sucede en un músculo de la pierna, notaremos solamente una sucesión de calambres más o menos molestos; pero si tiene lugar en el músculo cardíaco, se tratará de algo mucho más grave para tu salud. De hecho, cuando hemos oído algún caso de fallecimiento en el transcurso de una dieta estricta sin control médico, casi siempre ha sido por no tomar, por ejemplo, el potasio necesario.

5.Dietas milagro

Debemos ser conscientes de que una dieta siempre debe concebirse como un tratamiento médico y, como tal, debe comenzar con una visita al especialista y con una Historia Clínica y una analítica para identificar todos aquellos problemas y contraindicaciones que puedan aparecer durante la misma.

La supervisión médica en cualquier dieta es necesaria no solamente para evitar problemas de salud, sino también para garantizar un mantenimiento del resultado a largo plazo.

Resumiendo:

En base a todo lo dicho, una nuestra dieta “ideal” debería evitar todos esos errores y cumplir con los criterios de una dieta de calidad:

– Un control médico personalizado.

– Una vigilancia analítica seria.

– Una pérdida selectiva DE GRASA.

– Un estado de bienestar total durante y después del tratamiento.

– Sensación de ausencia de hambre.

– Evitar el temido «efecto rebote» o «efecto yo-yo».

– La conservación de una masa muscular intacta.

– La ausencia de flacidez cutánea causada por la pérdida de peso.

– El mantenimiento de los resultados a largo plazo.

…y lo más importante para ello:

-Una reeducación alimentaria que respete nuestros biorritmos; que tenga en cuenta no sólo qué comemos sino a qué hora lo comemos. Se llama Cronobiología Nutricional.

El consejo:

Para conseguir una dieta eficaz y sana,

¿Han oído hablar de la llamada “Dieta de Aporte Proteico”?

Hasta la próxima ocasión.

_20151028_133634