Por fin empezamos a tener ese buen tiempo que tanto deseábamos y con ello llegan las bodas, muchas parejas esperan a que llegue el buen tiempo para celebrar uno de los momentos más importantes de sus vidas el “Si quiero“.

Pero llegan las complicaciones para nosotras ¿Qué me pongo? ¿Vestido corto o largo?

El protocolo dice que los vestidos cortos son para una celebración de día y los vestidos largos para una celebración de noche en lo que respecta a boda convencional. Pero hoy en día hay infinidad de maneras de celebrar una boda y el dress code de los invitados lo marcan los novios. Por eso es muy importante saber de qué tipo de celebración se trata para poder estar a la altura.

Podemos barajar varias opciones:

Repetimos vestido; Si esta opción no es la que más nos gusta porque con tantas redes sociales y tantas fotos que nos hacemos pensamos que la gente va a decir que siempre vamos con el mismo vestido a las bodas. Pero seamos sinceras es la opción más económica en el caso de que no queramos gastarnos mucho dinero. Puedes hacerle varias “modificaciones” a tu outfit para que no resulte el mismo.

  • Cámbiale los complementos de bisutería.
  • Ponte otros zapatos.
  • Si son dos piezas, cómprate una de las piezas nuevas.
  • Si el vestido es largo, háztelo corto o midi.
  • Cámbiale el cinturón al vestido.

Nuevo vestido; Cuando vas en busca del vestido soñado debes tener en cuenta que se adapte muy bien a tu estilo, a tu manera de ser, esto hará que luzcas mucho más natural. Sobre todo has de tener claro que tipo de silueta tienes y qué colores te favorecen para poder elegir tu vestido. Un mal acierto puede hacer que cuando te veas en las fotos te arrepientas de lo que has llevado.

Para ser la perfecta invitada a una boda debes tener en cuenta, lo siguiente:

  • El vestido protagonista es del de la novia.
  • Utiliza los complementos con moderación, con un par sería suficientes. Si utilizas un buen collar, evita los pendientes extra largos. Centra en foco de atención en una de tus piezas.
  • Si la boda es de día, intenta que tu vestido sea fresco, sedoso y de colores claros.
  • El maquillaje ha de ser natural, si es boda de día utilizar sombras más claras y si es de noche sombras un poco más oscuras sin pasarnos. Recuerda es que es una boda y no fin de año.
  • Con respecto al peinado intenta que sea natural y fresco, sino te verás muy disfrazada y lo peor de todo con tantas horquillas puede que te duela la cabeza.
  • Los zapatos han de resultarte cómodos como para poder aguantar todo el día o noche, es preferible que lleven menos tacón que no que acabes a las 3 horas con unas hawaianas. Perderás todo el glamour. (Una semana antes intenta adaptar el zapato a tus pies para que se vayan acostumbrando).

Hay tiendas preciosas, yo he descubierto una hace unos meses que me tiene enamorada se llama – es muss sein – Gisela la diseñadora y su equipo son muy atentos y encantadores, sus diseños son muy bonitos, sencillos y naturales. En ella se cumple el ‘Menos es más’.

Espero que os haya ayudado con mis consejos y si tenéis cualquier duda a la hora de hacer la elección de vuestro vestido no dudéis en consultarme.

¡Hasta pronto!

Mireia Martín